Logo Andrietti

Cómo amarte a ti mismo en 8 pasos

Escrito por:

amarte a ti mismo

Si quieres hacer algún cambio en tu vida, vale la pena aprender primero a aceptarte y amarte a ti mismo. Esto te permitirá ganar confianza y fortalecer tu fe en tu fuerza y, por lo tanto, tu confianza en ti mismo.

El amor propio no debe confundirse con el narcisismo. Si realmente quieres amarte a ti mismo, aprende como hacerlo siguiendo estos 8 pasos:

PASO 1: empieza a darte cuenta de ti mismo

Hoy en día, cuando el mundo avanza cada vez más rápido, tenemos cada vez más responsabilidades en la cabeza y al mismo tiempo cada vez más tentaciones técnicas e informativas, “rellenos” del tiempo. En tales condiciones, es muy fácil caer en un torbellino de acciones automáticas. Por lo tanto, tenemos poco tiempo para pensar en nosotros mismos, para notar nuestros deseos, necesidades y pensamientos.

A menudo es difícil detenerse y preguntarse: “Espera un minuto, ¿es esto lo que realmente quiero?”, “¿Qué me gusta hacer por mí mismo?”, “¿Qué es lo que más me gusta de mí?”, “¿Qué haré para sentir que me cuido?”.

Este tipo de preguntas hacen que te consideres importante para ti. Esto, a su vez, es la base del amor propio. Porque, ¿de qué otra manera puedes tener un sentimiento tan hermoso si no eres importante para ti mismo, si no te das cuenta de ti mismo?

Contenido relacionado: ¿Qué hacer si no te gusta tu cuerpo?

PASO 2: Acepta tus propias imperfecciones

Todo el mundo tiene sus debilidades y muchas personas intentan solucionarlas. El truco para amarte a ti mismo es aceptar que tú también tienes virtudes y defectos. Algunas cosas, como la inteligencia, los talentos naturales, el temperamento, son innatas y no puedes cambiarlas. Por lo tanto, céntrate en aquellos aspectos que realmente puedes mejorar (depende de ti).

Por ejemplo, no tiene sentido engañarse pensando que podrías convertirte de introvertido a extrovertido como por arte de magia. Sí, puedes trabajar en una mayor libertad social, apertura, pero es poco probable que te sientas genial, lleno de energía y amado por ser el centro de atención cuando pasa todo el día con un grupo grande de personas.

Es mejor concentrarte en lo que se te da bien, que entrar en conflicto con tus limitaciones innatas.

PASO 3: Envía críticas internas de vacaciones (preferiblemente irrecuperables)

Por alguna razón desconocida, tendemos a ser nuestro crítico más hostil. Declaraciones como: “No sirvo para nada”, “Soy estúpido”, “No soy digno de tener éxito”, “Es mi culpa”, etc. son mensajes que definitivamente socavan tus alas. Esta actitud no tiene nada que ver con el amor. Piensa por un momento, ¿te estarías dirigiendo así a la persona que amas y es importante para ti?

La auto-culpa constante, la culpa constante y la autocrítica causan principalmente dolor y una baja autoestima.

Vale la pena señalar aquí que si te criticas a ti mismo, también eres tu quien puede detenerse. Ciertamente, no eres completamente responsable de todos tus fracasos en este mundo.

Trata de verte a ti mismo como una persona única, original e interesante (especialmente para ti). Repítete a ti mismo que no hay otra persona como tú en el mundo.

PASO 4: Perdona a tus padres

Soy consciente de que esto puede no resultarle fácil. En lugar de insistir constantemente en las injusticias de la infancia, culpar a tus padres por la falta de amor, trata de perdonarlos.

Deja de acosarte con pensamientos destructivos, ya que bloquean tus acciones y tu desarrollo y pueden convertirse en una excusa conveniente para no hacer algo productivo con tu vida.

A veces escucho algo como esto: “Me trataron como una buena chica, tuve que seguir cediendo y no aferrarme a mis necesidades, así que ahora no puedo hacer frente a la vida y ser un adulto”. Los autores de textos similares creen que ni siquiera vale la pena intentarlo.

Debes entender que, como adulto, vale la pena poner fin a la aversión constante hacia tus padres y desconectarte de los mensajes que te limitan de una vez por todas. Esto es cosa del pasado y el pasado no se puede cambiar. Empieza a vivir hoy y, con el tiempo, empezaras a sentirte aliviado.

PASO 5: Asume la responsabilidad de tu vida

Empieza a tomar tus propias decisiones sobre tu vida y deja de culpar a los demás por tus fracasos. Cada uno de nosotros tiene su propia vida y esto es lo que debería interesarnos. Deja de compararte con los demás y de luchar por un ideal que no existe.

Las personas que se aman a sí mismas asumen la responsabilidad de sus vidas y no toman decisiones basadas en lo que quieren otras personas, como padres, amigos y otras personas importantes. Tienen el coraje de seguir sus propios caminos en la vida.

Sí, vale la pena escuchar los consejos de otras personas, pero las decisiones finales siempre deben ser tuyas. Haz una lista de tus metas y pasiones y hazte una pregunta simple: “¿Es esto lo que realmente quiero en mi vida y es esto lo más importante para mí?”

PASO 6: Reconoce y crea límites personales

Cada uno de nosotros tiene algo llamado espacio personal. Consta de los siguientes elementos: autoestima, necesidades, actitudes, creencias, valores, etc. Preservar los límites de dicho espacio psicológico es fundamental para nuestra salud mental y emocional.

Las personas que se aman a sí mismas no permitirán que los demás se aprovechen de ellas. Por otro lado, son capaces de ayudar a otros desinteresadamente y no tienen ningún problema en pedir ayuda a los demás si es necesario porque saben lo que valen.

Aprende a respetar no solo tu espacio personal, sino también el espacio de otras personas. Abstenerte de insultar a los demás o menospreciarlos. Aprende a comprenderte a ti sí mismo y a tus necesidades. Recuerda que no tienes que cumplir constantemente con los requisitos de otras personas.

PASO 7: Practica tus talentos y habilidades

Haz una lista de tus talentos, habilidades y destrezas. Concéntrate en lo que puedes hacer, en lo que es bueno (¡lo suficientemente bueno, no necesariamente perfecto!). Por ejemplo, piensa en lo que hiciste lo suficientemente bien hoy como para estar satisfecho contigo mismo. No tiene por qué ser gran cosa.

Anota tus logros (o mejor aún, anótalos en un cuaderno) y recompénsate por lo que lograste. Empieza a creer que tienes derecho a presumir de ello y a estar orgulloso de sus éxitos. No lo consideres como si fueras una persona engreída, sino más bien como una reacción normal y saludable de una persona que sabe lo que vale.

Consejo: si te resulta difícil elogiarte a ti mismo, intenta verte a través de los ojos de tu mejor amigo, pareja o alguien que sea importante para ti.

PASO 8: Respeta a los demás

Una forma sana de amor propio es el primer paso hacia el amor verdadero y sincero por los demás. Si te amas a ti mismo, probablemente también te resultará más fácil transmitir este hermoso sentimiento a otras personas. Si logras crear paz, armonía y amor en tu mente y corazón, verás rápidamente cómo se manifiesta en tu vida diaria.

Recuerda que lo que te das a ti mismo y lo que das a los demás siempre volverá a ti.

En este vídeo podrás saber si tienes baja el autoestima y encontrarás muchas respuestas positivas para sentirte mejor contigo mismo:

WhatsApp
Twitter
Pinterest
Facebook
LinkedIn
Email