Crianza con apego positivo entre padres e hijos

Crianza con apego positivo entre padres e hijos

Conoce el tipo de crianza con apego positivo que creará una unión indestructible entre padres e hijos.

El psicoanalista inglés del siglo XX, John Bowlby, fue el propulsor  de la llamada Teoría de la crianza con apego.

Que revolucionó la manera de pensar sobre los niños y sus padres, en cuanto a que corresponde como una estrategia evolutiva de supervivencia para proteger al infante de predadores, y la teoría del apego refleja eso.

Fue a la luz de esta teoría que muchos psicoanalistas han hablado de este tema.

Pero son pocos investigadores estables del desarrollo infantil los que lo han adoptado y otros han sugerido intervenciones apropiadas de salud mental en las relaciones sensiblemente emocionales con hijos adoptados y los adultos.

En sí, la crianza con apego se define como la necesidad de bebé de estar próximo a su madre, de ser acunado en brazos, protegido y cuidado.

Ha sido estudiada científicamente.

El apego proporciona la seguridad emocional del niño:

Ser aceptado y protegido incondicionalmente.

Este planteamiento también puede observarse en distintas especies animales y que tiene las mismas consecuencias:

La proximidad deseada de la madre como base para la protección y la continuidad de la especie.

Fundamentalmente, entonces, es crear lazos de apego con tu hijo; se trata de establecer un apego sólido y seguro, de tal manera que él obtenga confianza en sí mismo para ir labrando su propio camino en la vida.

El sabrá que sus padres siempre estarán ahí cuando necesite guía y apoyo, que lo ayudarán sin imponer sus propias opiniones o creencias.

Un aspecto muy importante de la crianza con apego es que hace hincapié en el desarrollo social y emocional del niño desde que nace y, por ello, no deja de lado el contacto físico que no solamente puede brindarse por medio de abrazos, besos y caricias sino que puede proporcionarse al amamantar.

Hay que tener en cuenta que lo que establece esta teoría es lo que responde a las necesidades emocionales de los niños y no minimiza ningún sentimiento.

No se considera ningún sentimiento del niño como trivial o sin importancia.

Lo importante es poner al niño antes que los deseos y expectativas que tienen los padres acerca de él.

Esto último es una de las grandes de la crianza con apego en comparación con la sobreprotección, que los padres respetan el desarrollo emocional y psicológico de su hijo.

Esto significa que los padres tienen expectativas reales.

A diferencia de la sobreprotección, donde los padres esperan que su hijo sea el mejor en todo lo que hace.

Una de las críticas más comunes a quienes practican la crianza con apego, es que sobreprotegen a los hijos.

Predomina la creencia de que a los niños hay que hacerlos independientes desde muy pequeños para que se conviertan en adultos “sanos”.

Pero quienes practican esta teoría establecen que la realidad es distinta.

Pues comentan que son precisamente los vínculos fuertes con los padres durante los primeros años de vida los que serán la base de la fortaleza emocional del adulto.

Es precisamente la seguridad que siente un bebé cuyo llanto es siempre atendido lo que lo convertirá en un adulto seguro de sí mismo.

En este vídeo podrás ver una interesante conferencia brindada por el Pediatra Carlos Gonzalez, experto en crianza con apego:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba