TDAH | Como criar a un niño hiperactivo

Como criar a un niño hiperactivo

Los niños hiperactivos suelen ser juzgados, discriminados e incomprendidos, por desconocimiento de las causas que provocan que no pueda quedarse quieto. Si convives con un niño en esta condición, conoce más al respecto en este post.

Se llama trastorno de hiperactividad en niños, a la conducta desarrollada bajo una intensa actividad motora sin un propósito, identificada con el constante movimiento.

Se dice que actualmente afecta entre un 3% a 10% de la población infanto-juvenil, con gran relevancia en los varones, que desarrollan esta conducta 3 hombres por cada mujer que lo posee.

La hiperactividad se ha descrito por primera vez en 1902 por George Still y Alfred Tredgold y es en 1914 cuando el doctor Tredgold argumenta que las causas se deben a una disfunción cerebral mínima.

Una encefalitis letárgica en la cual queda afectada el área del comportamiento, de ahí la consecuente hipercinesia compensatoria; explosividad en la actividad voluntaria, impulsividad orgánica e incapacidad de estarse quietos.

En general, son niños incapaces de quedarse quietos en los momentos que es necesario que lo estén.

Un niño, que se mueva mucho a la hora del recreo y en momentos de juego, es normal.

A estos niños, lo que les ocurre es que no se están quietos en clase o en otras tareas concretas.

Se han descrito como muy impulsivos y desobedientes, no suelen hacer lo que sus padres o autoridades les indican, o incluso hacen lo contrario.

Son muy tercos y obstinados, a la vez que tienen un umbral muy bajo de tolerancia a las frustraciones, con lo que insisten mucho hasta lograr lo que desean.

Esto junto a sus estados de ánimo bruscos e intensos, su temperamento impulsivo y fácilmente excitable, hace que creen frecuentes tensiones en la casa o en el colegio.

Los padres tienen que tener en consideración algunas pautas de crianza que ayudaran a tranquilizar y a no elevar los niveles revolucionarios de su hijo(a) con hiperactividad.

Para eso, deben consultar siempre con su pediatra, porque no todos los niños se manejan de igual forma.

Es de total relevancia que en su alimentación se suspenda el consumo de la cafeína, no solo presente en bebidas cola o café, sino también en otros productos.

Es muy probable que lean en diversos medios informativos respecto al uso de medicamentos que los tenderían a tranquilizar.

El más conocido es el Ritalin, un producto que ha estado permanentemente en la controversia, ya que algunos grupos los rechazan y otros dicen que es bueno.

Lo cierto es que hoy en día se intenta recetar lo menos posibles medicamentos a estos niños y muchos padres han optado por medicinas alternativas o naturales como las flores de Bach, que ayudarían a relajar el cuerpo y la mente.

Una vez que este niño vaya creciendo hasta llegar a la edad adulta, se dice que en este último período la persona ya ha sabido manejar su situación y lo ha acomodado a su vida diaria.

Ya los impulsos no son tan destacados; pero aun así no hay estudios 100% certeros en los adultos.

De todas maneras, en los adolescentes y adultos se pueden observar algunas características, descritas por la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (FEAADAH) y estas son las siguientes:

Disminución del rendimiento académico y profesional.

Dificultades en el desarrollo social y emocional: Amigos poco estables, relaciones poco duraderas.

Comportamientos conflictivos.

Síntomas depresivos: debidos a las carencias emocionales, laborales y educativas antes citadas y a la sensación de fracaso escolar o profesional.

A medida que estos niños van creciendo, la hiperactividad va influyendo en otros ámbitos.

De esta manera, cuando comienzan a asistir al colegio, comienzan los fracasos.

La autoestima y autoconcepto escolar se ven afectados.

Muchos profesores se quejan que no presta atención durante clases, que parecen estuvieran en otro mundo.

Incluso hay quienes creen que el niño tiene alguna dificultad audiógena, por lo que los derivan al otorrino.

Es muy importante que los padres se asesoren con el pediatra y con una psicóloga o psicopedagoga.

Ya que son los más capacitados en entender estas conductas.

Y así puedan desarrollar la crianza del niño según el específico comportamiento de este y aprendan a prevenir ciertas situaciones.

En este vídeo el Pediatra Jesús Garrido, te explica de manera clara todo lo que debes saber al respecto al TDAH Hiperactividad en niños.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba