No son tus fuerzas, son las de Dios

No son tus fuerzas, son las de Dios

A veces no podemos solos con tantos problemas, pero es la fuerza de Dios que puede mantenernos firmes frente a cualquier circunstancia.

Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulación. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza.

  • Salmo 46: 1/3

Enseñanza

En la vida, siempre se hallan los problemas, los cuales nos traen angustia, desanimo, tristeza y mucha preocupación.

Pero ¿No te has fijado que hay personas que siempre tienen una sonrisa aunque estén pasando por una tribulación muy fuerte?

A estas personas las suelen llamar “positivistas” ¿pero en realidad será eso?

Recordemos que el positivismo, es la forma de verle el lado bueno a todo, pues te lo aseguro, absolutamente todo, hasta el problema más grave, tiene su lado bueno.

Sin embargo, las personas no pueden con todas estas cosas solas, debe existir una fuerza mayor que los mantenga firmes frente a cualquier circunstancia, y ese, es Dios.

Por más grande que sea tu problema, jamás será más grande que el dueño del poder en el mundo, Dios.

Es un gran placer, tener como padre, amigo y hermano, al ser más grande de la infinidad del universo.

¿Crees que eso por lo que estás pasando, puede más qué Dios?

¿O que Él no te tomará a ti en cuenta porque existen personas con problemas “más fuertes”?

Déjame decirte, por si aún no lo sabías, que cada problema es igual, porque cada persona vive un mundo diferente, en el que todo es importante.

También te puede interesar leer: El amor, una forma de agradar a Dios

Y también te diré otra cosa, y me permitiré gritarlo a los cuatro vientos.

“Dios ama a todos sus hijos por igual y es omnipotente”

eres un diamante ante los ojos de Dios, y tu dolor, es el dolor de Dios.

Así que, no temas, en cambio, lucha con total seguridad, porque como dice su palabra:

“todo lo que es nacido de Dios, vence al mundo”

Y con su amor nos dejó claro que “El cielo y la tierra pasarás, pero mis palabras no pasarán”

Por eso, “Detente y considera las maravillas de Dios”, porque Él ganará tú batalla.

1 comentario en “No son tus fuerzas, son las de Dios”

  1. Pingback: La oración está a tu alcance - Revista Andrietti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba