Logo Andrietti

Provisión y paz en tiempos de angustia

tiempos de angustia

Testimonio de cuando estuve a punto de perder mi casa, pero Dios vino en mi rescate y, gracias a él, logre vencer los tiempos de angustia.

No sé ustedes, sin embargo, esto del aislamiento me da tiempo para reflexionar, pensar y procesar; tal vez, más de lo que necesito, para ser honesto. La memoria es una forma de aferrarse a las cosas que amamos, a lo que somos y a lo que no queremos perder u olvidar.

Valoré mucho el servicio del Viernes Santo y el enfoque en recordar lo que Jesús ha hecho por nosotros. Dios nos ha hecho con la capacidad de recordar y el Salmo 77:11 lo dice muy bien: «Me acordaré de las obras del Señor».

Tiempos de angustia

Denise y yo tenemos recuerdos de cómo Dios nos ha cuidado de forma tangible en años pasados, cuando pasamos por crisis y momentos difíciles. Uno de esos momentos fue en 1997. Nos habíamos mudado recientemente a la zona de Vancouver, habíamos comprado una casa, y los vendedores retuvieron la hipoteca mientras la terminábamos de pagar. Poco después, me encontré en el paro laboral y entonces los vendedores de la casa acudieron a nosotros, con la fecha de renovación acercándose rápidamente, y nos dijeron que no renovarían nuestra hipoteca.

Esto nos puso en una gran crisis y pasamos por tiempos de angustia, ya que al estar en el paro, sabíamos que no íbamos a poder optar a la financiación y no sabíamos a quién recurrir.

Un mes antes de que tuviéramos que conseguir los fondos, una mujer mayor que vivía a dos puertas de nosotros se acercó a nuestra casa y nos dijo:

«¿Puedo hablar con ustedes? Estaba rezando en mi cuarto de costura y Dios me ha dicho que venga a pedirle que me venda su casa y yo se la alquile a ustedes mismos. No estoy segura de que quieras hacerlo, sin embargo, Dios me ha pedido claramente que lo haga».

Nuestra vecina

Denise y yo nos miramos y empezamos a llorar. A través de la emoción, dije: «¿Y cuándo podría hacer esto?». Ella me miró y dijo: «¿Funcionaría a finales de este mes?». Le vendimos la casa y nos quedamos otros 10 años, alquilándole la casa a ella.

Eso me enseñó una gran lección, que Dios cuidará de nosotros y nos ve donde estamos y a lo que nos enfrentamos. Me da tanta esperanza y ánimo que Él nos verá a través de esta crisis actual.

Estoy leyendo Efesios y en el capítulo 2, Pablo les dice a los creyentes de Éfeso, que también estaban en tiempos difíciles, que recuerden estas realidades, de los versículos 11-17. Jesús está muy cerca de nosotros. Jesús es nuestra paz. No hay muros ni líneas divisorias entre nosotros y Jesús. Jesús ha conquistado el pecado y la muerte.

Ahora agárrate a estas realidades en tu vida y escucha la voz de Jesús: «Yo soy tu paz». Aunque sientas el aislamiento de los demás durante este tiempo, escucha la voz de Jesús y practica el Salmo 77:11. Recuerda cómo Dios ha salido a tu encuentro en los problemas pasados de la vida. Él no dejará de hacerlo de nuevo por ti. Mantente firme; las cosas no son lo que parecen.

Con amor, Pastor Bruce.

Te puede interesar

Marco Giordano

Marco Giordano