Logo Andrietti

¿Qué hacer si no te gusta tu cuerpo?

Escrito por:

si no te gusta tu cuerpo

Descubre qué te afecta y cómo deshacerte de los juicios negativos si no te gusta tu cuerpo.

¿Te preguntas hasta qué punto nos bombardean con información sobre nuestro aspecto? ¿Tienes revistas con cuerpos perfectos en tu casa? Mira los titulares: “Faltan cinco meses para el verano, adelgazarás a tiempo”, “Dieta milagro”, “Prepara tu cuerpo para el bikini”, “Entrenamiento de 30 días – cuida tus glúteos”. Podría seguir y seguir. Me siento abrumado por ello y digo: “¡Alto!” a tales acciones.

Vivimos tiempos crueles en lo que respecta al contexto visual. El culto al cuerpo. Nuestro valor suele estar determinado por si somos delgados, atléticos, bellos, lo que distorsiona la percepción de los recursos internos, la personalidad, el carácter, el ser bueno, empático, inteligente.

¿Crees que exagero? Entonces, comprueba las redes sociales. Hazlo en Instagram. ¡En el momento de escribir este artículo, tras teclear el hashtag #fit, el número de fotos que aparecían era de 75.605.259! En comparación, el hashtag #libro – 21.342.865. Creo que esto ilustra claramente lo mucho que nos centramos en la apariencia.

No es de extrañar que empecemos a tener cada vez más complejos y que caigamos en las trampas de las dietas o de los entrenamientos maníacos. ¿Cuántas veces piensas que no te vas a poner una falda porque tienes los muslos gruesos? Sexo, sí, pero sólo con poca luz, porque tienes pancita… En la playa vas bien envuelta en un pareo, porque ¿y si alguien te ve la celulitis? ¿Te suena?…

Siempre, en Estados Unidos, se celebra la Super Bowl, el último partido del campeonato de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL). Es uno de los acontecimientos deportivos más importantes en la vida de la mayoría de los estadounidenses. Los anunciantes de esta época pagan sumas gigantescas por anuncios que luego marcan tendencia. Además, se invita a las grandes estrellas. Probablemente te preguntes por qué estoy escribiendo sobre esto. Me explico: Lady Gaga actuó en este show un año. Es, sin duda, una cantante capaz de ofrecer un gran espectáculo. Eso es lo que ocurrió también en este caso. El público quedó encantado y los medios de comunicación escribieron con entusiasmo sobre su actuación. Mientras tanto, en Twitter – junto a muchos comentarios positivos – apareció una ola de abucheos. ¿Sabes cuál era el tema? Sobre su aspecto, por supuesto. ¿Específicamente? En lugar de un vientre esculpido, Lady Gaga tiene un pliegue, ¡y no tuvo reparo en mostrarlo!

Lo centrados que estamos en intentar cumplir los cánones de belleza actuales suele tener consecuencias para la salud. Tanto mental como físicamente. Intentamos conseguir algo que a menudo es artificial, porque normalmente las fotos que vemos en los periódicos o en Internet están retocadas. En todas partes oímos que hay que hacer ejercicio y seguir una dieta sana. A veces decidimos tener un llamado Cheat Day, un día en el que podemos desviarnos de nuestra dieta. ¿Y dónde está el placer de comer todos los días? Nos obsesionamos tanto con las dietas que empezamos a obsesionarnos. El deporte se convierte en una tarea desagradable, y sólo nos gustamos a nosotros mismos cuando tenemos cuerpos bien esculpidos.

No me gustaría que me malinterpretaran. No quiero decir que debamos dejar de hacer deporte, cuidarnos y empezar a comer alimentos poco saludables, porque a mí me encanta vivir activamente y tener buen aspecto. Sin embargo, es importante encontrar un equilibrio en todo esto, una especie de armonía, y querernos a nosotros mismos independientemente del aspecto de nuestro cuerpo.

¿Cómo hacerlo? Mirándonos a nosotros mismos de forma holística. El cuerpo, la personalidad y el alma son uno. No se puede cuidar un elemento sin tener en cuenta el otro.

Te puede interesar: 5 formas de tener paz con Dios, contigo mismo y con los demás

Concéntrate en tu bienestar: Encuentra tiempo cada día sólo para ti y haz lo que te gusta, lo que te hace feliz. ¿Tal vez leyendo un libro? ¿Tal vez escuchando música? ¿Qué tal si te dedicas a tus pasiones? Celebrar estos pequeños placeres mejora el estado de ánimo y aumenta la amabilidad con uno mismo.

Ser activo: Sí, sí. El deporte es muy importante: te mantiene sano, te da energía y te ayuda a distanciarte de muchas situaciones difíciles de la vida. Ten en cuenta tu motivación: ¿quieres sentirte bien o, sobre todo, tener un cuerpo perfectamente esculpido? Encuentra un deporte que te divierta y te haga feliz. Sin actividad, es difícil llevar una vida sana. Puede que no lo sientas cuando tengas 20 o 30 años, pero tu cuerpo te lo agradecerá más adelante. Recuerda también que al fortalecer tus músculos fortaleces tu cabeza.

Cuida de ti mismo: Analiza tus hábitos. ¿Cómo es su alimentación? ¿Bebes suficiente agua? ¿Duermes lo suficiente? ¿Te funciona lo que haces para tu cuerpo? Escucha las señales de tu cuerpo. Estarás con él para siempre, así que trátalo bien. No te vayas a los extremos nutricionales. Atiborrarse de comida poco saludable no contribuye a la salud, pero ceñirse obsesivamente a una dieta puede convertirse en un trastorno.

Relacionado: Cómo amarte a ti mismo – 8 pasos

Practicar la gratitud: Céntrate en lo que eres, en lo que tienes, y no en tus defectos. ¿Sabías que sentirnos conscientemente agradecidos nos hace sentir más felices? Centrarnos en las cosas buenas que nos rodean, en lugar de en nuestros fracasos, nos permite ser más optimistas con la realidad. Ser agradecidos reduce el estrés, nos inyecta más energía, mejora nuestro estado de ánimo y todo ello nos hace más resistentes y saludables. No conseguimos ni obtenemos nada de una vez por todas, así que vale la pena apreciar lo que tenemos. Haz una pausa una vez a la semana, coge un papel y escribe lo que agradeces.

Si no te gusta tu cuerpo, no te compares con los demás: Siempre habrá alguien que sea mejor que tú; más listo, inteligente, creativo; más bello, más rápido, etc. Acéptalo, de lo contrario te envenenará la baja autoestima y dejarás de ver tus puntos fuertes y tus éxitos. Cada uno de nosotros es único. ¿Banal? Sí, pero es cierto. Céntrate en ti mismo y en tu valor, en lugar de en otro.

Se empático: No juzgues a los demás, sino que intenta comprenderlos.

Acepta y respeta tu cuerpo: No puedes tratarte a ti mismo como un enemigo porque empezarás a sabotearte inconscientemente tanto a ti mismo como a lo que haces y a la forma de pensar sobre ti. Sé tu propio mejor amigo. Ponte desnudo frente a un espejo y enumera un mínimo de cinco cosas que te gusten de ti, y trata las que consideres menos favorables: piensa que en que te hacen especial. Aprecia y respeta tu persona. No intentes ser perfecto, porque no existe la perfección. Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos, irradiamos positividad sin importar nuestra talla o edad.

No olvides que somos algo más que traseros torneados, vientres planos y rostros sin arrugas: todo eso acaba pasando. Lo que queda es la personalidad, el carácter, la empatía y la bondad. Empieza el día con una sonrisa, sé amable contigo mismo y con los demás, y luego, mirándote al espejo, verás lo valioso que eres.

En este vídeo podrás ver una hermosa reflexión para que aprendes a amarte tal como eres:

WhatsApp
Twitter
Pinterest
Facebook
LinkedIn
Email