Logo Andrietti

Vence la mala suerte dejando entrar a Cristo en tu vida

Vence la mala suerte

Vence la mala suerte dejando entrar a Cristo en tu vida, es Cristo el único que tiene el poder de reconstruir tu vida cuando todo te sale mal.

Las personas que no conocen a Cristo, cometen el error de depositar sus esperanzas en cualquier cosa, llámese tarot, limpiezas, brujas, amuletos, dioses paganos, entre otras cosas.

Y pese a que consultan todo tipo de ritual, les sigue yendo mal o peor. Incluso hay veces en que tiene una vida perfecta, sin embargo, nada los llena. Sienten un tremendo vacío que no pueden llenar con nada.

Esto se debe a que el único que puede llenar nuestros vacíos, penas, tristezas y sacar el mal de nuestra vida es Dios Todopoderoso. Y aceptar que Jesús vino a esta tierra a realizar su sacrificio y se convirtió, a través de él, en nuestro único Salvador.

Cuando creemos que Jesús es nuestro único Salvador y confesamos nuestros pecados a Dios (no a un cura, ni a otra persona) entonces Jesús desbarata todo mal, maldición, envidia y otras cosas malignas que nos están destruyendo. Y no solo eso, también nos hacemos parte de las promesas que Dios tiene para sus amados hijos.

Dios es el único que a través de Jesucristo, su unigénito, tiene el poder de llenar tu vida de felicidad y bendiciones abundantes. Solo te pide a cambio, que de todo tu corazón lo aceptes, creas en su palabra y sigas su camino.

A continuación te dejaré unos tips que te ayudarán a traer bendición a tu vida.

Vence la mala suerte que está afectando tu vida, con estos consejos que Jesús dejó plasmados en la Biblia, para nosotros:

Pon en tu corazón el deseo de conocer a Jesús y de buscar la verdad. Si abres tu corazón a Cristo, él te hará entender el camino correcto y bendecirá tu vida enormemente. La oración es un arma espiritual poderosa para una batalla espiritual, y también, el leer la biblia te acercará a conocer quien es realmente Jesús. Si no sabes qué Biblia leer, te recomendamos la versión Reina Valera.

Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.

Hechos 16:14


Vence la mala suerte eliminando todo lo que el enemigo esté usando para cegarte y evitar que confíes en Cristo. El diablo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la verdad del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Para lograrlo tienes que poner tu confianza absoluta en Jesús, dejar los amuletos, horóscopos, tarot, adivinas y gente que solo trae más demonios y maldiciones a tu vida. Y debes confiar en el Todopoderoso, porque solo él puede traer cosas lindas y limpias a tu vida.

Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.

Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.

Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto;

en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús.

Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.

2 Corintios 4:4

Vence la mala suerte convenciéndote de que existe el pecado, la justicia y el juicio, y de que necesitas de un Salvador que es Jesucristo.

Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

Juan 16:8


Vence la mala suerte anhelando experimentar el Evangelio, no solo de palabra, sino también con poder. Pídele a Dios en oración que tenga un encuentro personal contigo, entrégale tu vida y anhelos. Hazlo de todo corazón y Dios va a comenzar a obrar en tu vida, sacando toda maldición y estancamiento y haciéndote parte de sus promesas que están guardadas exclusivamente para los hijos de Dios.

Pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.

1 Tesalonicenses 1:5

Vence la mala suerte aceptando que Jesús es el único Salvador de tu vida y que crees en que existe solamente el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Que es la trinidad divina y que son Uno Todopoderoso.

Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

Mateo 16:16-17

No tomes la venganza en tus manos, más bien ora al Señor y el Señor de la justicia avergonzará a tus enemigos y a los que han hecho maldad y te dará la victoria que pertenece a los hijos de Dios.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

Mateo 5:6

Vence la mala suerte, dejando entrar la luz de Cristo a tu vida, siguiendo su palabra, pensando en cosas buenas y agradables antes los ojos de Dios.

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. 9 Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.

Filipenses 4:8

Vence la mala suerte escudriñando las enseñanzas de Jesús:

Te puede interesar

Marco Giordano

Marco Giordano